El daño irreversible que puede provocar el divorcio a nuestros hijos.

    A veces pareciera tan fácil tomar decisiones sin pensar en las repercusiones, que pueden causar daños irreversibles.


    Tal es el caso de la separación de parejas, que hartos de su incompatibilidad tienden a tomar rumbos diferentes, dejando a los hijos procreados sumergidos en dudas, tristeza, dolor emocional y desorientación en su nueva vida sin papá o sin mamá.
    Ningún hijo pide nacer, es responsabilidad de los padres, cumplir el rol que les guste o no, decidieron tener al momento de su concepción. 
    Luego entonces, cabe aclarar que los hijos no deben tomarse como un lastre por cargar, por un número indefinido de años, con todo lo inherente a su manutención y formación.
    Tremenda responsabilidad es ésta, que padre y madre deben cumplir, sin hacerle saber a sus hijos si fueron deseados o no.
    En las mentes niñas y aún desde el vientre materno, se graba todo lo bueno y lo malo, que va desde ruidos, voces, música, hasta gritos, y rechazos que permanecen ahí hasta la posteridad.
    Muy pocos padres se percatan del inmenso daño causado a sus hijos en cualquier edad que presenten.
    Por tanto, el cuidado en el manejo de las emociones y sentimientos en pareja, debe llevarse con extremo cuidado y en privado, sin testigos presenciales que escuchen las quejas, los reproches, los insultos, las amenazas y los golpes físicos, emocionales y psicológicos, que quedarán dañinamente en las mentes y corazones de esos seres inocentes que deben ser tratados desde siempre, con el máximo respeto, sutileza, ternura, comprensión, dirección, orientación, y sobre todo, muchísimo amor.
    No nos espantemos después, si nuestro erróneo comportamiento ante nuestra pareja e hijos, presenta actitudes difíciles de superar. 
    No hagamos a otros lo que no nos gustaría nos hicieran a nosotros. 

    “Papá, mamá, quiero ser un reflejo tuyo, donde siempre te recuerde como el máximo ejemplo de infinito bien para mi”…

    Julieta Hernández Jauregui.

    Escritora y consejera.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *