El amor no acaba jamás

    Te habrás dado cuenta que casi siempre existe una gota que derrama el vaso.


    Quiere decir que también el aspecto emocional tiene un límite que no debemos rebasar, porque de ahí se derivan serías discusiones, pleitos y recuerdos de faltas pasadas que encienden los ánimos a tal grado, que un pleitecito entre dos o más puede acabar en tragedia.


    La vida en pareja con el paso de los años se vuelve rutinaria y tediosa, los detalles ya no existen, las miradas pícaras son pasado, al igual que las atenciones, los galanteos, las citas románticas a solas, y la intimidad, que parecen no haber existido jamás.


    Dos extraños cada uno en su rincón, sin hablarse más que para lo más necesario y paramos de contar.


    Y es entonces, que el momento peligroso llega a romper con el respeto, la confianza, la paciencia, la prudencia y el amor, que veloces se fugan por la puerta que la costumbre arraigada fue abriendo poco a poco .


    Quien se dió cuenta de todo eso, visible y lógico ? nadie.
    Qué tristeza, qué pena y dolor, haberse faltado tanto entre sí, y toda la afectación a los hijos de cualquier edad, si los hubiere. 


    Y qué sigue ahora después de todas las quejas y recriminaciones dichas del uno al otro, los golpes físicos propinados, y los morales que no cicatrizan.


    La amenaza de la separación es el segundo acto de la obra titulada “Mataste mi confianza con tus cosas” …


    Desasosiego, incomodidad, ausencia de valores morales, rechazo, rencor, odio, todos presentes desuniendo a la pareja, a la familia y al hogar.


    Caos total porque el amor se acabó dicen los distantes. 


    El amor no acaba jamás, lo diluimos con la falta de todo lo que necesita por parte de los dos; atenciones, detalles, romanticismo, tolerancia, prudencia, respeto, confianza y, perdón.


    A partir del amor somos DOS en UNO para todo lo bueno, sano y constructivo.


    Y así nos pasaríamos en este espacio de hoy, contando y aportando 
    más y más conceptos, que enriquecen el amor que no ha de acabarse jamás.
    Y para ello les invitamos a seguir aportando pensamientos, vivencias, experiencias, y todo lo que muchos de muchos, hemos vivido para bien de otros muchos … 

    * Parte 1 de 3, este tema continuará *

    Julieta Hernández Jauregui.

    Escritora y columnista.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *